lunes, 23 de mayo de 2016

Con la Grande de Schubert, la OSSLP cautivó a los potosinos






Por: Roberto A. Valenciano Capín


La monumentalidad de la Sinfonía No. 9 de Frank Schubert, mejor conocida como " la grande" y la Obertura Carnaval de Antonin Dvorak , bajo la batuta del director huésped, Mtro. Eduardo García Barrios, es como se ofreció este concierto de la temporada Primavera-verano de la Orquesta Sinfónica de San Luis Potosí, en el Coloso de Villerías.




Una  grata  invitación  para disfrutar de  este excelente universo musical,  respirado gracias a una orquesta sinfónica potosina que se detentó con  una gran sonoridad, gracias a esta complicidad  y este  sello que se vio fortalecida gracias a esta manera de escucharse y de ejecutarse. " La cultura musical no sólo es tocar juntos, sino es que cada sección tenga su independencia  y sentido y que puedan tejer,; es un  tejido multicolor tremendo en donde todos se armonizan y ese es un trabajo que lo ha realizado el Mtro.  José Miramontes.  De ahí que te da esta paleta de posibilidades cuando llegas como director y ya existe ésta retroalimentación, ello te dan, tú les das y vamos recreando un concepto específico, eso es una cosa maravillosa, es un placer cada vez que vengo acá, me reconcilio con la música y la vida".




Y es eso lo que precisamente ocurrió al arrancar esta tarde musical bajo este tono festivo y su carácter vertiginoso, divertido y  alegre de la  " Obertura Carnaval" de Antonin Dvorak , gracias a la elocuente  interpretación  y  gracias a la dirección  con gran conocimiento de causa, al incidir en un concierto que se puede resumir en una excelsa  experiencia musical, al equilibrar el virtuosismos con este respeto y clarísimos sentimientos humanos expuestos y compartidos en este histórico concierto, al ser la primera vez que se interpreto esta  monumental novena Sinfonía de Frank Schubert.




Fue tanto  el entusiasmo conferido con esta primera obra,  para volverse en un  parcial respiro tanto para el público como los integrantes de la OSSLP , para proseguir con una de las obras que incidió bajo esta expectativa no sólo de compartir sino ser del agrado entorno a esta obra shubertiana bajo la batuta del director huésped, a la que consideró como una" obra riquísima y yo diría que es  compleja, es muy difícil y muy virtuosa para la orquesta y físicamente lo digo. Tiene una naturalidad musical absoluta, no es difícil  de conceptualizar si estás todo el tiempo presente, todo el tiempo en los cambios , todo el tiempo  en los gestos que tiene musicalmente , en donde aparentemente repite las cosas pero no las repite sino más bien son pequeñas variantes, pequeños matices de algo ya dicho, fluye de una manera increíble cuando hay un dominio técnico,  porque sí es  de alto virtuosismo y alto rendimiento físicamente la obra".




"Lo que es increíble y lo comentaba con el Mtro. Miramontes Zapata es  como el tiempo de los signos es terrible, sobrevivimos casi en una desesperación por la violencia, el agobio financiero, económico, por las partes logísticas de la administración, de la burocracia, las injusticias, todo;  pero de repente te encuentras una obra así que te reconcilia con el universo, con el cosmos y el ser humano mismo; es de una extrema alegría aunque tenga sus momentos obscuros, de sombras, pero como decía Cri Cri, -No es lo mismo sombra que oscuridad, porqué para que haya sombras es necesario un rayito de luz".




Quien consideró esta sinfonía como una obra prodigiosa al ser interpretada y es una delicia gracias a la calidad de esta orquesta sinfónica. Porque, por la cantidad de texturas  que tiene la sinfonía numero nueve de Frank Schubert, sino se ejecuta con calidad, con belleza no se puede expresar , porque la música viene de adentro y una orquesta que ejecuta con precisión y con belleza te permite entonces esta comunión con los músicos, este recrear la obra que es realmente una enorme alegría".





"Si el público no se aburrió, si el público tuvo la música presente, lo que  está aprendiendo el público es matizar las emociones, ha estar en contacto con  todo este material vivo que se va tejiendo, que se va apareciendo  figuras, imágenes y es lo que tiene que aprender el público. Ahora si alguien quiere aprender lo qué es la gran forma sonata, lo que es una coda entre la interacción del tema A y B, es un goce intelectual también, pero eso no es el objetivo de la música. Si  logramos y eso no está decirlo sino más bien el público que, mantuviera está atención con lo que ocurre en la música  o,  lo que va sucediendo con la música,    recibirá un placer. Uno lo que está aprendiendo es a sentir las grandes formas".




Un concierto recompensado por un cálido aplauso que se extendió  por varios minutos y por consiguiente, hacer salir varias veces al director huésped, quien agradeció con gran gesto de hacerlo extensivo a los músicos que integran la OSSLP y debido a este desgaste por este programa ofrecido, no se dio este acostumbrado encore.




El Mtro. García Barrios es egresado del Conservatorio Tchaikovsky, de Moscú, y ha sido director titular de la Filarmónica de la Universidad de Lima, Perú, Director Asociado de la Orquesta Sinfónica de San Antonio, Texas; Director General y Artístico de la Orquesta de Baja California y del Centro de Artes Musicales, además de ser director huésped de diversas agrupaciones en México, Estados Unidos, Rusia y Sudamérica.




Se les hace una cordial invitación al próximo concierto que ofrecerá la OSSLP, este viernes 27 y domingo 29 de Mayo,  a las 21:00 y 12:30 horas, respectivamente, con el dueto Dulcemelos, integrado por la Mtra. Alejandra Barrios en el salterio y el Mtro. Héctor Larios en el piano, en donde se  interpretaran obras de: Emmanuel  Arias y Luna, Francisco Nuñez Montes y Horacio Rico

No hay comentarios: