domingo, 25 de septiembre de 2016

En música, las diferencias enriquecen la universalidad : Ara Malikian





Por María del Carmen Varela


La música no te cambia la vida por sí sola, cambias con la edad, las experiencias, los países que visitas y las culturas que conoces, considera Ara Malikian (1968), virtuoso violinista armenio que en octubre vendrá por primera vez a México, invitado por el Festival Internacional Cervantino (FIC).



Comenzó a tocar el violín a los 12 años, apoyado por su padre, y desde entonces ha evolucionado lo suficiente como para desistir de la idea de encajar en la música clásica y encontrar su propia voz, esa que le permite alternar lo mismo con partituras de J.S. Bach que de Radiohead.



Con 24 discos grabados, participación en seis soundtracks y una nominación al Grammy, Malikian, gran admirador de Nicolo Paganini, es ya un prestigiado instrumentista, a quien la fama no lo desquicia, pues está centrado en hacer de la música una herramienta de enriquecimiento humano, participando en proyectos destinados a mejorar la vida de personas desfavorecidas, sobre todo niños.



En entrevista telefónica desde España, donde reside, el diestro músico habló a Notimex de cómo ha evolucionado desde que comenzó a tocar hace unos 35 años, y de cómo hoy siente haber encontrado su camino, tocando lo que le nace y como le parece más adecuado.



Malikian ha fusionado la música clásica lo mismo con tangos que con flamenco, no por moda o por instalarse en el world music, sino como parte de la evolución natural de un músico que disfruta lo que hace, de un músico que ha dejado atrás el sonido de las bombas en medio de las cuales creció y confía en que la música y las culturas ayuden a los países a resolver sus problemas.



Llegar allí, expuso, no ha sido fácil, ni fue de un día para otro, es algo que se ha gestado a lo largo de muchos años; de preparación académica, de su paso por las orquestas, tocando en prestigiados auditorios.



“Durante muchos años lo disfruté pero me cambiaron los gustos y ahora he tenido la suerte de viajar mucho, de descubrir otras músicas, otras culturas, otros músicos, otras maneras de pensar y hacer las cosas, y mis gustos han crecido; empecé a experimentar, a probar con otros grupos y músicos y eso sí me cambió la vida y mi concepto en la música”, aseguró.



Lo que tiene hoy, consideró, es un mundo donde puede seguir descubriendo. “Me di cuenta de que lo más enriquecedor es la diferencia que tenemos cada persona, cada pueblo, cada pensamiento, todos pensamos tan diferente y nos entendemos a partir de la música, la cultura; es nuestro idioma universal, ojalá que todos los problemas que existen entre países pudieran solucionarse a través del arte.



Sobre si hay alguien con quien le gustaría compartir la escena, explicó que hay muchos grandes artistas que le han inspirado, pero no tiene un anhelo en particular, le gusta tocar con sus amigos, con quienes día a día experimenta cosas, con quienes ha ido creciendo.



Al final, dijo, quien me quiera acompañar es bienvenido, “para mí el escenario es un lugar sagrado donde en lo único que pienso es en el público, en compartirle lo que siento”.



En cuanto a los recitales que ofrecerá en México, el 8 de octubre en Guanajuato, 13, en Guadalajara; 14 en Torreón, y 16 de octubre en Durango, Malikian dijo estar emocionado por este primer encuentro con el público de este país, que ya ha tenido algunos guiños tocando música de Manuel M. Ponce, y que no descarta hacer alguna fusión con mariachi.



“Los mariachis siempre han sido un grandísimo ejemplo de lo que se puede hacer con el violín”, refirió el músico, quien confió en poder aprender más de la música de México, y espera dejarlo claro en febrero del año entrante, cuando piensa volver a la capital mexicana, para hacer un concierto en el Auditorio Nacional.


En tanto, seguirá con su gira “15”, que conmemora los 15 años que tiene haciendo música desde España, con un concierto antológico en el que recorre muchos países, culturas y estilos.



NTX/MCV

No hay comentarios: