martes, 6 de septiembre de 2016

Espejo de musicalidades: TEZCATL. Carlos Zambrano Trío en el Festival de Jazz Jorge Martínez Zapata




Por: Roberto A. Valenciano  Capín.


Entre la emoción contenida, aguantando cabalmente el derramar unas aliviadoras lágrimas, el músico potosino, Carlos Zambrano Morales, al hacerlo discretamente al hacer sonar- percutir- estas cuatro cuerdas y de esta manera  darle flujo a esta, a pesar de que siempre lo ha caracterizado por el semblante de estar siempre sonriente. Para volverse en un día en que no solo agradece sino también  tributar a uno de sus grandes maestros,  el Mtro. Jorge Martínez Zapata, junto con este  trío Tezcatl y  compartir esta descarga musical transmutadas bajo  las sutilezas del jazz y estas vertientes de la música tradicional mexicana y otros ritmos,  al ser traspolado al formato del CD con el título "Tezcatl", significa espejo en náhuatl. Este último fue presentado en esta tercera edición del Festival Internacional de Jazz, Jorge Martínez Zapata.




En esta ocasión, el Patio de la Máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí fungió como un escenario compartido para mostrar el talento nacional en este arte de la improvisación, al ser expuestos en conjunción  de tres interesantes visiones de exponer el jazz, bajo el formato de trío: Alan Ibarra, Daniel Uresti y Adrián Oropeza, siendo estos dos primeros músicos  potosinos.




Y es así como a través de este espejo musical se refracta no sólo  este trabajo de 17 años de ser músico,  sino también  esta entrega del alma reflejada en   "estas composiciones de lo que yo soy, de la música que yo tocó  y de lo que he aprendido durante todos estos años", el cual es  resuelta en siete piezas: - Mitla-, - Chá para Memito-, - La búsqueda-, - Canción de cuna-, - Salta-, - El Carnicero- y -Festejando-, bajo la complicidad de la hermandad musical de Francisco Cruz Pérez en el piano y de Renato Domínguez en la batería. Dentro del que define como jazz mexicano.




Un espejo dedicado en primera instancia  a su Mtro. Jorge Martínez Zapata, así como homenajea a  compañeros  musicales como el percusionista potosino, Guillermo  "Memito" Barro con un potente Cha Cha Chá y de un latín jazz , así  como no sólo  homenajea  a Mitla, la ciudad de los muertos que se encuentra en Oaxaca, sino también bloque hace a  la Mtra. Martha Rebolloso,  una institución en el son jarocho. Una pieza que  tiene la particularidad de ser tratada desde del son jarocho, basado en el son del chocolate; para continuar con  la - Búsqueda- que es una pieza sustancial y parteaguas en cuanto a su devenir como músico.



Canción  de cuna, "esto es muy chistoso porque en realidad esa canción  la soñé. Yo soñé la melodía, soñé  que yo cargaba a mi bebé, que era mi bebé  en mi sueño y le cantaba la melodía. Entonces me despertaba y la recordaba, entonces me fui a un café y la  escribí".



En tanto,  Salta "es un tema que  hice con mucho cariño. En donde me impresionó  que ellos tienen mucho arraigo con su cultura, tienen mucha cultura y son muy cálidos.Bajo el ritmo de la Cueca, música tradicional del norte  de Argentina".



En cuanto al - Carnicero- se distingue porque tiene varios cortes.  "La compuse porque también buscaba las cosas que tuviera un poco más  de complejidad".  Bajo el timming de la timba. Aunque es claro y detenta lo  que es  la música, la cual  tiene que ser natural y fluida, y por último  cerrar este CD con -Festejando- ,  es  en primera instancia un agradecimiento a la baterista potosina Karina  Colis y, nos remite a una particularidad de Zambrano Morales de ser  " para mí, la música y la vida es un festejo".



De ahi que las siete piezas fueron grabadas como segundas tomas, a excepción  de ser -Mitla- en una primera  toma. El mismo  Zambrano lo considera como " un disco muy honesto y es el reflejo de lo que cada uno es.-Apunta-. Es música mexicana con influencias de otros ritmos latinoamericanos", aunado a que le es importante que la "gente se quede con tus melodías".


Un CD que contó  con el arte de la obra de Atenea Castillo y el diseño fue realizado por Manuel López  Rocha.



En esta tarde noche de verano potosino,   este trío ofreció un potente y sugerente concierto, adosado de una riqueza de matices y colores, en donde a pesar de su sencillez,  esta es apabullante y enganchadora.




Zambrano Morales considero que es " muy gratificante y muy emocionante estar en un festival que se le hace a mi maestro,-Jorge Martínez  Zapata-, al cual yo quise mucho y que incluso antes de que fuera mi maestro, hubo una relación  de amistad, era mi amigo, yo iba a casa de ellos a fiestas de Jorge y Samuel,  porque Samuel fue mi primer maestro y con él empecé  a tocar. Entonces lo conocí,  y siempre fue super amable conmigo, siempre me dio mucho cariño  y entonces si es algo muy muy importante para mi y muy enriquecedor ".




Indudablemente, Zambrano Morales forma parte  de esta generación de músicos/compositores mexicanos que han logrado concebir que el jazz suene diferente, sin dejar de escucharse como jazz, un jazz creado con alma latina.



No hay comentarios: