jueves, 27 de octubre de 2016

Dorantes compartió su sentir flamenco en tierras potosinas






Por : Roberto A. Valenciano Capín




Un concierto cautivador, que abre mundos, gracias a esta comunión musical que sin más tiene a más de uno con este corazón estrujado, pero gozosamente reconciliado gracias a esta conversación  entre la  excelsa voz de la cantaora Marina Heredia, las percusiones de David Ibarra y al piano flamenco de Dorantes,  como parte de su gira " sin muros", en el Teatro del Centro Cultural Universitario Bicentenario.



El pianista sevillano  o mejor conocido como - la joya del piano flamenco- que a pesar de su "virtuosismo clásico suma y jondo linaje marca la diferencia" bajo esta venia del temple del flamenco, con este diálogo con texturas del arte de la improvisación, de ahí que no se desmarca Dorantes de estas influencias," yo pienso que el músico tiene que enriquecerse de otros músicos, debe de escuchar, absorber, uno no puede estar solo, para avanzar hay que escuchar  a los demás".



Por lo que  Dorantes tiene el acierto de  hacer transitar  su propuesta musical en este conjunción de contar historias, hacer canciones y sensaciones. Al comentar. " Mira yo pienso como  que el sonido y la música no se puede tan solo quedar  en sonido,  aquella música que solo tiene sonidos es como una cafetera o una lavadora, de ahí que la música te tiene que decir y tiene que ser como un libro que te cuente historias, que te acaricie y que te lleve a puertas diferente y de otras dimensiones,  que te pueda transmitir y te pueda ponerte los vellos de punta  y que incluso pueda enfadarte, enfadate pero algo, pero  algo que te diga algo. Yo pienso que es importante y la música sirve para eso y lo tengo muy claro, por eso intento trabajar en ese ámbito".



Por lo que" yo nunca escucho un solo estilo de música o una disciplina musical, yo lo escucho todo lo que pasa delante mío e incluso aquello que no pasa enfrente mío lo busco e intento aprender".



"Yo nunca jamás  pienso voy hacer fusión, yo creo en este caso me podría equivocar mucho, yo soy flamenco y parto de la raíz  del flamenco, toda mi familia son creadores del flamenco, porque dentro de la historia del flamenco la crean  diferentes familias y una de las más  importantes, una de ellas es la mía, con mi padre, mi abuela, mi bisabuela; yo parto  de esta raíz  pero luego no me siento y luego me digo voy a hacer  flamenco con otras cosas, lo escucho mucho y todo eso, pero es más bien como  una especie de mochila que traes atrás, se va acumulando toda esas formas de hacer la música y la luego la vais a componer y sale".



Al recordar que el flamenco es "algo que no cabe  en que tú este cantando algo y no sentir otra cosa,  es muy directo y muy de verdad y siempre  tiene que ser de verdad",  el cual se hizo presente no sólo  con esta susurrante y cautivadoras piezas a piano, sino conjugarse con  la fuerza, elegancia del cante de Marina Heredia quien entregó  desde su primera intervención, desde este susurro hasta  desplegar la fuerza de su voz,  expresiva y potente sin descuidar ningún matiz, " al romper la voz en busca de la emoción " para provocar en el público  este espontáneo y expresivo olé, en conjunción con este aire en su danzar y acompañada  por la pulsación de las percusiones de David Ibarra.



"Marina es una gran cantaora,  y es fácil porque cuando tu estas tocando, la estás escuchando  y te motiva el poder de transmitir más , así se expreso de esta gran Cantaora granadina.






De esta manera crearse este diálogo entre escuchas y músicos, que reciben y perciben una calidez y emoción tan diferente gracias a este aperitivo musical ofrecido en esta noche potosina.



En esta noche flamenca compartieron  un programa que ha partido del flamenco, "un flamenco abierto desde mi punto de vista y un flamenco que parte hacia otro  derrotero, pero siempre parte del flamenco",  así como dejarse escuchar por ahí una canción mexicana.



Un Dorantes que dijo sentirse  muy agradecido con un emotivo público mexicano en su tercera visita a México y su primera vez en San Luis Potosí,  el cual es "la tercera vez que vengo que siento que es un público que lo agradece y esta pendiente últimamente de tu corazón como late y eso es muy bonito".



Al considerar  al público mexicano como "culto de música y de mucha cultura además, y por supuesto que uno sale con mucho respeto, con el listón alto".




Una noche de suma delicia musical gracias a  Akais Chindos Producciones, Centro  Arte Cabal, Ras Arte & Cultura S. A. de C. V.  y  Grupo Ceis  Media.


No hay comentarios: