sábado, 31 de diciembre de 2016

El Teatro, razón de vida de la dramaturgia y actriz, Conchi León




Por Rodolfo Maldonado López



Con su madre como ejemplo, quien no conocía el cansancio ni se rendía a la primera, la dramaturga, directora y actriz Conchi León finaliza 2016 con grandes logros y se prepara para el año que inicia con proyectos en puerta, dentro y fuera del país.



En entrevista con Notimex, la artista yucateca (Mérida, 1973) recordó que con sus propuestas "Cachorro de León" y "Del manantial del corazón" ofreció temporadas y se presentó en escenarios de diversos estados del país y el extranjero.



"Ha sido un año de mucho trabajo, porque yo siempre he dicho que mis sueños no me traicionan porque yo nunca he traicionado a mis sueños", y para lograrlo "pienso algo, lo proyecto y lo voy desarrollando, a corto, mediano y largo plazo", definió entrevistada en el camerino antes de entrar a escena.



Puntualizó que no espera a que las musas lleguen o las becas le sean aprobadas, siempre está en modo positivo y "lo que pasa es que hay tiempos de cosecha" y 2016 fue un año de esos, así como se sembraron semillas para el futuro, 2017 y 2018.



"Ha sido un año mágico", resumió al recordar que "Del manantial del corazón" puso su carrera en un punto muy particular, con montajes en Buenos Aires, Miami, Cádiz, Sevilla y cierre en el Teatro Xavier Rojas El Granero, del Centro Cultural del Bosque, en diciembre.



Fue también año de buena ventura para su proyecto autobiográfico "Cachorro de León", en el que habla de su padre, con el que ella y su compañía visitaron 12 estados de la república y participaron en la Muestra Nacional de Teatro.



Además, continuó, estuvo en el festival de monólogos Teatro a una Sola Voz (8 de julio al 3 de agosto en Morelia, Michoacán), y recordó que se trata de una obra en la que habla del alcoholismo y la violencia que vivió con su padre.



En ella expone su experiencia y que surgió a partir del momento en que su hermana le comunicó que su padre se estaba muriendo y quería verla, entonces reflexionó si su padre le había dejado algo positivo en la vida y descubre que sí, entonces decide verlo y perdonar, perdonarse mutuamente.



Conchi León refirió que con esta propuesta también visitó Monterrey, Nuevo Laredo, Tijuana, Colima, Xalapa, Pachuca y Mérida, donde cerró su ciclo este año, en el Festival Internacional de la Cultura Maya (13 al 23 de octubre).



Al reflexionar sobre lo que le ha dejado 2016, dijo que piensa que en la vida se caminan muchos caminos pero a ella siempre le llevan al mismo destino que es el teatro, que es su vida y al que se ha dedicado por completo.



Fue un año de muchos logros, de presentar su trabajo en muchas plazas, de sembrar semillas para el futuro, de que se le acercaran personas interesadas en llevar su trabajo al cine, de colaborar con personajes que admira, como Regina Orozco o Diego del Río, resumió.



Un año en el que también le acompañó mucho la prensa, la crítica y otros compañeros de teatro, con opiniones diversas, desde comentarios negativos a muy positivos, con reacciones muy sentidas del público hacia sus propuestas.



También 2016 fue el año en el que participó en el Encuentro Nacional de las Artes (Enartes), realizado en la Ciudad de México del 7 al 11 de diciembre, un escaparate complejo porque los artistas hacen citas, que pueden ser rechazadas, pero los productores también llaman a los artistas, explicó.



O al "show case" llegan productores y descubren que tu trabajo es lo que estaban buscando, por la historia y por la estética visual del proyecto, y consiguió una invitación a Canadá para llevar sus dos obras, una de ellas por parte de una asociación que lucha contra la violencia, comentó.



Pero sobre todo, algo extraordinario fue el llamado de un promotor japonés, porque además es para un festival de danza, en el que le dijo embonaba muy bien con la propuesta del encuentro y con las vivencias, la vida diaria de los japoneses.



En este caso quedaron en mantener el contacto y compartir la información (guión, traducción, subtitulaje y otros pormenores como pasaporte y demás) para presentar el trabajo en 2018 en el país oriental.



En los dos casos, Canadá y Japón, quedaron por concretar las temporadas, con mucho interés, pero falta por definir la propuesta final para saber si a ambas partes le conviene, y por supuesto hay gran expectativa por llevar su trabajo al país asiático.



Al hablar de 2017, Conchi León indicó que tiene en camino proyectos como una propuesta de Juan Carrillo, quien llevó a escena "Mendoza", una obra basada en "Macbeth", de William Shakespeare, que ha sido de mucho impacto en los últimos años en el teatro mexicano, con presentaciones en España y otros lugares del extranjero.



Él le pidió escribiera una versión de "Romeo y Julieta", también de Shakespeare, desde la perspectiva, la visión y la experiencia indígena, con fecha de estreno en junio de 2017 en el Festival de Teatro Clásico de Almagro, España, destacó.



Al respecto, acotó que todavía no sabe cómo le va a hacer para llevar esa obra del bardo inglés al mundo indígena, pero para ello se prepara y acaba de cursar un diplomado sobre la obra shakespereana y sacar adelante el proyecto.



También tiene en puerta para el año que entra trabajar con Diego del Río, director escénico que labora con grandes figuras del teatro, pero que además es una persona muy sensible, con capacidad para montar lo mismo obras clásicas, experimentales o musicales.



Juntos, detalló, quedaron en iniciar en febrero próximo un proyecto a dos manos, de escritura simultánea, de una propuesta que fluctúe entre lo biográfico y lo musical, para terminar posiblemente en julio. Ella escribirá el guión y las letras de las canciones.



El tema gira en torno a la relación de un padre con su hijo y cómo de pronto el progenitor ya no está, entonces se debe crecer de golpe. La idea provino de uno de los participantes en la compañía de Juan Carrillo, refirió.



Asimismo, expuso que como becaria del Sistema Nacional de Creadores trabajó con internas de la cárcel de mujeres en Yucatán, impartiendo un taller de escritura, sobre sus experiencias de vida, del cual salieron historias que las reclusas le pidieron montar una comedia, lo que hará en 2017.



Se trata de textos en los que las internas hablan de sus casos, de prostitución, narcotráfico y hasta asesinatos, y Conchi León elaborará una obra teatral a partir de estos que montará con las actrices de su compañía.



"Mi proyecto de vida es el teatro", subrayó, y no lo voy a dejar, siempre se conseguirán las condiciones para montarlo en un escenario, se buscan cuando es lo que se desea hacer, "además, tengo la escuela de mi madre, que era incansable en el trabajo" y no veía imposibles, finalizó.


NTX/RML/MAG

No hay comentarios: