martes, 18 de julio de 2017

“Bandera Blanca. Ceder el poder no es necesariamente perder” de la maestra, coreógrafa y bailarina Andrea Catania, Graduacion del Programa Iniciación a la Danza del CEART




Fotografías: Cortesía de Centro de las Artes SLP


Por: Roberto A. Valenciano Capín.



Aunque todo giro entorno a la presentación de la coreografía “Bandera Blanca. Ceder el poder no es necesariamente perder” de la maestra, coreógrafa y bailarina Andrea Catania, con la cual se graduaron alumnos de este tercera generación de este sustancial  programa- Iniciación a la Danza- del CEART y ser a la vez parte del fin de cursos.



No solamente fue confirmar este importante proceso formativo de este programa de iniciación a la danza, sino también los procesos en formación de esta cuarta y ultima generación, aunado a que el espectador que se dio en buena cita al Teatro Polivalente pudo degustar de esta exposición de estas inquietudes creativas a través de estos procesos manifiestos en sus prácticas escénicas  de estos recién egresados.


Una motivante presentación en la que se reconoce y repensar entorno a este devaluado impacto social que tiene la danza, como lo fue con este notable  montaje coreográfico -Xochiltpitzahuatl-, una recreación coreográfica que nos remonta a esta festividades de la celebración de la tierra - mater natura- bajo estas armonías sonoras de nuestra huasteca  potosina, fue bailado por los integrantes del grupo de baile "Corazones Jovenes", integrado por personas de la tercera edad, el cual es dirigido por el Mtro. Sergio C. Huematzin.





Continuar con los trabajos de coreografía y prácticas escénicas, en donde dieron cuenta de este proceso en cuanto a la exploración y experimentación entorno al instrumento principal con el que se cuentan para hacer danza: el cuerpo.



"Baila para existir y su cuerpo se convierte, en sí mismo, en una poderosa máquina que, en un instante, transforma el mundo". Juan Hernández.



- Han y Alex". Coreografía y lo bailan, Hanna Yatziri Camacho Espinosa y Alexandro Saldaña Barrios,  -De gala", coreografía y baila de Lucía Guel Delgado, - Utopía- , coreografía y baila: Naxhelli Stelle de Loera Torres, - Desde las espinas- coreografía y baila Arana Robledo Montoya, se contó con la colaboración de Missael Rivera, una de las mejores resueltas tanto en su dramaturgia como  su interpretación,- Cuerpos Invisibles- ( textos de Missael Rivera), bailan y coreografía de Lesly Alexandra Avendaño Sánchez y Antonio Benítez Ramírez.






Bajo estos ritmos norteamericanos nos presenta este collage de danzas de todo el mundo, titulado - Take my home-, bailado por el grupo de baile "Corazones Jóvenes", el cual causo el respeto y  este reconocimiento del publico, aunado a este beneficio social que contrae la danza.






- Después de-, coreografía de Jesús Eduardo Rocha Montes, bailan: Yuliana Niño, Camila Macías, Michelle Méndez, Janet Guardiola, Melanie Moreno, alumnos del primer año  del Programa de Iniciación a la danza.



Cerrar con “Bandera Blanca. Ceder el poder no es necesariamente perder" es una propuesta coreográfica que remite hacia una capitulación temporaria del cuerpo frente a las ráfagas cotidianas incesante de impulsos, tanto externos como internos, ya que a veces dejamos al otro (la otra) tomar el control, por un rato, solo para entender.





Esta pieza coreográfica, ideada como ...un viaje exploratorio acerca de la voluntad en todas sus facetas: emocional, física, interna, externa, deseada o impuesta, es dirigida por Andrea Catania, bailarina, maestra, coreógrafa y actriz profesional nacida en Costa Rica.



A pesar de volverse en un apremiante caos, es una pieza legible gracias al ser dialogada a través de la  danza- teatro y cierta fisicalidad que nos remite a esta transmutación de hacer estos momentos efímeros, para hacerlos irrepetibles, todo esto gracias a  esta re-construcción a través de puntuales fraseos de movimientos que se detonan a partir de historias de vida e imágenes en su propia proyección, a pesar de ser trastocados, resignificados y recuperar sus memorias.


El elenco de “Bandera Blanca. Ceder el poder no es necesariamente perder” está conformado por los alumnos Aránzazu Robledo Montoya, Lucia Guel Delgado Lucia, Naxhelli Stelle De Loera Torres, Lesly Alexandra Avendaño Sánchez, Hannia Yatzyri Camacho Espinosa, David Alexandro Saldaña Barrios y Antonioro Benítez Ramírez. En cuanto al diseño de Iluminación participa Mario Rocha y en la producción Iraís Verástegui. La propuesta de vestuario es de los alumnos que participan en la coreografía.







Una emocionada maestra Adriana Reyes, que en momentos se entrecortaba su voz, les dirigió unas emotivas palabras a los egresados. "Se que cada joven quiere ser único, pero el ser único muchas veces alrededor día y noche hace lo más que puede para  ser que seamos uno más. Siendo uno más es congruente, el reto de ustedes queridos jóvenes es que tendrán que librar una batalla, nunca dejen de luchar  para que lleguen  a su destino, esta batalla es el ser tu mismo, el ser único.

La batalla no significa tomar las armas, la batalla significa cuatro cosas: La primera es tener un fin, la  segunda adquirir conocimiento constante, la tercera trabajar juntos con devoción y la cuarta considerarse, sin olvidar que hay cosas buenas en el corazón y cuando hay cosas bellas en el corazón hay esta el carácter, si hay fortaleza en el carácter hay armonía en el hogar y cuando hay armonía en el hogar hay  orden en el país.  Prepárense para lo bueno, para lo mal! para el éxito, para el fracaso".  



De esta manera concluir con este proceso formativo de esta camada de jóvenes bailarines, al presentar sus procesos formativo a través de las coreógrafas invitadas: "SEPARACIONES (Trennungen)" de Adriana Reyes,  "Inestable" de la coreógrafa ecuatoriana Talia Falconi y “Bandera Blanca. Ceder el poder no es necesariamente perder” de la coreógrafa costarricense Andrea Catania.


No hay comentarios: