lunes, 10 de julio de 2017

Las sutilezas pianísticas con José María Espinosa en la Julián Carrillo


                      Fotografías: Cortesía de Sofía Van Tre y Luis Fernando Padrón Briones.


Por: Roberto A. Valenciano Capín



Indudablemente, un siempre agradecido con su Alma Mater, como es la Escuela Estatal de Iniciación musical Julián Carrillo y de todos aquellos maestros que lo han alentado para que el pianista José María Espinosa Zúñiga, quien actualmente estudia en Chicago College of Performing Arts, comparta sus procesos formativos, al  ofrecer un interesante  concierto de piano en dicho recinto educativo.



Una tarde verano potosino en esta capital, en donde se conjugo esta sutilezas pianísticas al congregar obras dentro de repertorio como obras pocas veces interpretadas.



Un  concierto que dio comienzo con la ejecución del- Preludio y fuga en Si mayor BWV 892 del Clavecín Bien Temperado. Libro II- de Johann Sebastian Bach.



Sonata No. 11 en Si bemol mayor, Op. 21 de Ludwing van Beethoven, al decantarse una musicalidad admirable que se decanta en una ejecución  sin artificio y por tanto, muy portentosa.


Después de este  hálito beethoviano, interpretó  dos obras del pleno romanticismo de Frederic Chopin, mediado con un  necesario intermedio: - Polonesa Op. 53 en La bemol mayor "Heroica" y Estudio Op. 25 No. 10 en Si menor, en demostró  este apasionamiento, y el encontrar  esta línea demarcada entre el  elegante  romántico y su depurada técnica  que requiere la obra.




Un escucha que pudo apreciar de una lectura llena de vida, espontaneidad, acentos y una cordura y cierta comodidad en su interpretación tanto lo fue con  la Toccata de la - Trombeau de Couperin- de Maurice Ravel como  en la -Sonata Op. 26 en Mi bemol menor- de Samuel Barber.




Es importante destacar que esta última obra es pocas veces interpretadas, en el cual se noto una sobria ejecución y dar cuenta que le asienta muy bien este tipo de obras a este joven pianista ríoverdense.



Quien  compartió una personalidad en  una capacidad interpretativa realmente puntual, una limpieza en su ejecución, así como lograr está proyección musical que toca las fibras sensibles del escucha y siendo refleja en este extendido  aplauso del público.



El cual se confirma en lo  expresado en sus  redes sociales: "Fue un placer para el alma y el oído escucharte Chema, José María Espinosa Zúñiga, espero seguir siendo testigo de tu éxito". ( Claudia Ramírez).



Ante el aplauso del respetable y esa sonrisa nerviosa y cierta inocencia, al volver nuevamente, para ofrecer como encore:- Nocturno- de Frederic Chopin

No hay comentarios: