martes, 22 de agosto de 2017

Entrega de Elis Papikra y los Black Pilgrims en el Loud Open Stage-Circuito Indio


Por:  Roberto A. Valenciano Capín

Elis Papikra, cantautora tapatía que siempre ha buscado equilibrar este lado rockero con lo más amorosa y sentimental, de esta manera compartir detentar un discurso musical congruente, es lo que propuso en su más reciente visita a estas tierras potosinas. En esta ocasión en el Loud Open Stage, como parte del  cuarto ciclo del Circuito Indio.


Una voz sincera y poderosa en conjunción de letras que parecieran un tanto disímbolas entre sí, pero que demuestran esta contundencia en el escenario, gracias a su apasionamiento en interpretarlas y compartirlas, aunado a la complicidad de sus herman@s musicales de los Black Pilgrims, así como venir presentando su más recientes trabajos discográficos bajo esta dualidad musical : Blanco y Negro.



Y de esta manera confirma su pauta en estos doce años de hacer música.  "Cada vez soy más cuidadosa, soy más mamona en la cuestión de que este es mi trabajo, este es mi negocio. Entonces yo soy una artista cuando compongo pero cuando tengo que negociar, soy un negociador. Sino la ven las bandas desde este pedo, mejor quédate en tu cuartito tocando toda la vida".



Al detonar este bálsamo de un potente, energético rock que rompe sus ataduras. Y a partir del mismo fluye como una vorágine de sensaciones, emociones  propuestas en esta ruta sonora: - you-, - no me voy a callar-, - no puedo-, - tarde o temprano-, Animal-, - fight-, - give me love-,  -bitch-, feliz-, -totally kill me-, -canción amor-, -bitch-, el cover del divo de Juárez - hasta que te conocí- y terminar con el cover - bolero falaz- de los aterciopelados. Como la invitación a tocar, siendo la primera invitada, Ana Cristina Mo, integrante de la banda tapatía “Descartes a Kant”, para darle paso a otro dueto junto a “Aj Dávila” para canta “Bolero Falaz” de Aterciopelados.






Al compartir el escenario con el talentoso cantautor puertoriqueño AJ Davila y Terror Amor, a  partir de su Grage/Punk, quien les puso un talante y  demostró al público su genio creativo en está nueva etapa, al presentar lo que es su más reciente trabajo discográfico -El Futuro-.



Sin duda una vez más tanto Elis Papikra y sus fans compartieron este momento  de disfruta tanto lo que hace como el compartirlo, tal lo fue asi después de este energético show, el platicar, dar autógrafos y tomarse la foto y siempre feliz de visitar  por cuarta vez  estas tierras potosinas. 

Ofrece antología de Julián Carrillo




Aunque es mundialmente renombrado por su innovación en la composición microtonal, el compositor potosino Julián Carrillo es menos conocido por sus canciones, que la soprano regia Cecilia Montemayor recolectó en un libro.


La artista presentará su texto La Canción de Arte de Julián Carrillo: Antología de obras para voz y piano hoy en el Patio Sur de Colegio Civil, acompañada del catedrático Luis Fernando Padrón y Miguel Carrillo Soberón, nieto del fallecido compositor.


Además de trabajar en su sistema microtonal, conocido internacionalmente como Sonido 13, Carrillo, originario de Ahualulco, San Luis Potosí, escribió canciones de arte tonales en estilos distintos, comparte Montemayor en entrevista.



"Carrillo siempre habló más del proyecto del Sonido 13 y es por lo que más se le conoce, pero de su música tonal hay obras muy bellas de las que había muy poca información", explica.



La antología, publicada con apoyo de la UANL, compila siete canciones que escribió entre 1895 y 1934, que incluyen melodías de baile de salón con influencia francesa, un canto religioso, un tema patriótico y una obra inmersa en el lenguaje nacionalista.



En la publicación, que presentó este mes en el Congreso Internacional de Maestros de Canto, en Estocolmo, se ofrecen las partituras con información adicional sobre la obra.



"(Además) incluyo escritos sobre la posible relación entre Carrillo y cada poeta de sus canciones, y también citas directas del compositor sobre su obra cuando las hay", expresa la también directora de la Escuela de Canto y Piano de Monterrey.



Hoy la artista ofrecerá un concierto en el Teatro del Centro de las Artes, en el Parque Fundidora, donde incluirá obras de Melesio Morales, José Rolón, Manuel M. Ponce y José Hernández Gama, entre otros.

Fallece el maestro Jerónimo Gonzales Huerta.



Conociendo el triunfo de un artista


El Instituto Potosino de Bellas Artes a través de su personal, cuerpo académico y docente,   lamenta   el   sensible   deceso   del   maestro   Jerónimo   González   Huerta,egresado y entrañable colaborador de esta institución, acaecido el 20 de agosto del presente año, y se une a la pena que embarga a sus familiares, colegas y amigos.



El Profesor nació el 11 de mayo de 1946 en el municipio de Rioverde ubicado en el estado de San Luis Potosí.   A los 10 años, ya contaba con aptitudes para las artes plásticas, principalmente en dibujo y pintura.



En el año de 1966, pinta un mural titulado: “El grito de la Independencia”, con el que se hace merecedor de un diploma otorgado por la Secretaria de Educación Pública. En ese mismo año, es becado por el gobierno del estado de San Luis Potosí para estudiar en el Instituto Potosino de Bellas Artes, en donde a partir de 1971 y hasta su muerte fungió como maestro en artes plásticas.



Apasionado pintor iniciado en la técnica del óleo, Jerónimo González siguió luego por la compleja disciplina de la acuarela, la cual siguió explorando y enriqueciendo con sus propias aportaciones,  lo que lo llevó a ser considerado como uno de los acuarelistas más importantes de la plástica potosina.



A lo  largo de   su  carrera, el   maestro   Jerónimo  González   expuso  sus  obras en diferentes lugares como la sala “German Gedovius”, la Casa de la Cultura (hoy,Museo “Francisco Cossio”), Lomas Raquet Club, Alianza Francesa, Congreso del Estado, entre otros sitios de la ciudad de San Luis Potosí, así como en municipios del interior del estado como Rioverde y Ciudad Valles. En 1995, fue  invitado  por   el Instituto   de   Cultura  de   Morelia, Michoacán, como jurado calificador de  una exposición  de acuarelas,  solo por mencionar algunos logros de su carrera.



Presentación del libro " Party Padre Style" de Paulino Ordóñez



La Dirección de Publicaciones y Literatura de la Secretaría de Cultura de San Luis Potosí   y la Biblioteca Central del Estado tiene la cordial invitación a la presentación del libro " Parte Padre Style" del escritor  Paulino Ordoñez, este jueves 24 de Agosto a las 18 : 00 horas en la Pizca Café.


En donde se contará con los comentarios de los escritores: Joserra Ortiz y Alfredo Padilla.


Party Padre Style es un poliedro con trece caras muy variadas. Al mirar cada una se nos aparece una historia con una canción, un grupo o un género musical, que no sólo suenan como acompañamiento sino que completan y definen tanto a los personajes como a los relatos mismos: una familia de mariachis contratada por un mudo; la contradictoria relación de dos fans de los Beatles; una banda de covers que pasa por todos los infortunios del rock Made-in-Mex; un acosador en una disco; un punk literalmente al borde de la ley…


De la misma manera, Paulino Ordóñez sabe que la saturación de sonido puede anular la música y, en este caso, la acción. Así sucede con “El coleccionista”, “Estafa” y el bonus track: “El video mató a la estrella del desempleo”.


Y, más a fondo, nos demuestra que el silencio es parte fundamental de la música en dos joyas, “Party Padre Style” y, sobre todo, en “Una balada”, donde un hombre envejece entre el cinismo y la añoranza por las notas de un piano que ha dejado de sonar.


Es probable que su pasión por la música haya adiestrado el oído de Paulino Ordóñez en su paso por los mundos que ha recorrido, pero requirió de dominio literario para que sus manos reprodujeran en el teclado esas emociones con tanta precisión.



Paulino Ordóñez nació en Monterrey, en 1974. Estudió Mercadotecnia y está por terminar la licenciatura en Psicología. Participó en varios talleres literarios de los 90′s en Monterrey, incluyendo algunos con Felipe Montes y el que daba el Maestro Rafael Ramírez Heredia en la Casa de la Cultura de Nuevo León. En 1999 ganó el Primer (y único) Concurso de Cuento Joven del Museo de Historia Mexicana y un año antes, una mención por una serie de poemas, en el concurso Alfredo Gracia Vicente convocado por el colectivo Gatos de Azotea. En el año 2001, fue finalista del concurso Castillo de la Lectura, con la obra Otra vez ese tal Principito, que fue publicada ese mismo año por Ediciones Castillo.


La palabra espuma,  es su segundo libro, aparece en el año 2008 en la colección Rehilete, de Progreso Editorial. Ha publicado artículos, cuentos y poesía en periódicos, revistas y sitios web como El Norte, El Porvenir, La Nave, Oficio, Vida Universitaria, Porcelana, We Shall Be Free y la revista electrónica Trece


Su Majestad Imperial Silverio y Los Estramboticos, este fin de semana en el Loud Open Stage-Circuito Indio



Prepárate para una noche de catársis y techno industrial con uno de los artistas más insanos y sin límites de nuestro país: Su Majestad Imperial Silverio. Te aseguramos que será un verdadero ritual catártico.



Quien regresa después de varios años a estas tierras potosinas, este jueves 24 de Agosto al Loud Open Stage- Circuito Indio.




Toda una leyenda de la escena mexicana independiente y un artista de gran trayectoria: Silverio, o “Su Majestad Imperial Silverio”, es conocido y temido por llevar al público a una insana o saludable catarsis -depende del cristal con que se mire-, en donde caben pocos límites. Sus conciertos son una invitación directa a vivir un desenfrene total, una experiencia liberadora.




¿Su fórmula? Sonidos electrónicos de influencia industrial y techno a la usanza punk berlinesa acompañados de una especie de performance en vivo altamente frenético. Tras haber formado parte de la banda Industrial Melamina Ponderosa y posteriormente de la banda de culto Titán (junto a Jay de la Cueva), Silverio, natural de Chilpancingo, comenzó con una carrera como solista haciendo uso de algunos elementos antes presentes en su música. En un momento de su carrera hizo dupla con el reconocido artista visual mexicano Carlos Amorales para fundar el sello discográfico “Nuevos Ricos” por medio del cual logró hacer una infinidad de fiestas y conciertos underground en muchas ciudades de la República.





Y completar esta semana de este cuarto ciclo con una de las bandas insignes del ska mexicano llega al Circuito Indio para sacudir al público con su energía y su muy particular humor: los estrambóticos. Con 25 años de trayectoria a cuestas y una discografía poblada de historias urbanas, esta excelente agrupación pondrá a bailar a todas y cada una de las ciudades que integran el Circuito Indio.


Se presentan este sábado 26 de Agosto en el Loud Open Stage



Una de las páginas más ricas en la historia del ska se escribió en México durante los años 90s. Si bien desde tiempo atrás bandas como La Maldita Vecindad venían tirando fuerte, en la última década del siglo XX, hubo una gran explosión de agrupaciones que interpretaban el afamado ritmo. Y Los Estrambóticos son, sin lugar a dudas, una de las bandas más importantes del género. Activos desde 1992 y oriundos de la hoy CDMX, antes DF, sus primeros dos álbumes, Piel de banqueta y Objeto Extraviado, son referentes obligados del ska mexicano. 




Pero Los Estrambóticos no viven del recuerdo. Durante sus más de veinte años de trayectoria, la banda comandada por el “Pino” Ruelas ha seguido avante sobre dos líneas de trabajo deliciosas: la fusión del ska con otros ritmos latinos y la captura de la cotidianidad mexicana. Pocos artistas como ellos han logrado arraigar sus letras y acordes en más de una generación. Para muestra basta escuchar sus más recientes producciones: Lágrimas y risas (2013) y Lucha y resiste (2015).




COMPRA TUS BOLETOS EN: http://bit.ly/2tUT1LJ o EN EL LOUD OPEN STAGE A PARTIR DE LAS 7 DE LA NOCHE.


____________________________________________________

19 Aniversario luctuoso de Elena Garro : La dama y la cautiva


Elena Garro recibiendo el Premio Xavier Villaurrutia, en 1963, por su novela Los recuerdos del porvenir. La flanquean el escritor Juan José Arreola y el crítico Francisco Zendejas, creador del galardón literario.


Por: Patricia Rosas Lopátegui


Hace 20 años, en el verano de 1997, visité a Elena Garro y a su hija Helena Paz. Vivían en su departamento de la calle Manantiales 10, en la colonia Chapultepec, en Cuernavaca.


Durante nuestros encuentros conversamos siempre inmersas en los parajes de la memoria, viajando por el tiempo sin tiempo en el que residían madre e hija. Ingresar a esa dimensión implicaba participar en su mundo poblado de fantasmas. Era como entrar a la tumba o escenario de Un hogar sólido (1957). Por supuesto que yo no ponía ninguna resistencia. Ya Elena Garro me había cautivado en 1976 cuando leí por primera vez Los recuerdos del porvenir (1963); ya sabía del poder de su palabra, de la grandeza de su literatura, de su posición crítica e irreverente en contra de la autocracia y, desde luego, de que todo “lo increíble es verdadero” (La culpa es de los tlaxcaltecas, en La semana de colores, 1964).



En una ocasión, yo llevaba unos aretes con turquesa y Helena Paz los halagó. La piedra azul, como la magdalena de Proust, la llevó a recordar La dama y la turquesa (Andamos huyendo, Lola, 1980).



“¿Sabes, Patricia? Es uno de los cuentos de mi mamá que más me gustan”. Elena Garro agregó: “Sí, el de la señora que perdió su memoria...”.



En los años 50 y 60 la autora de Felipe Ángeles (1979) se enfrentó al totalitarismo del Partido Revolucionario Institucional (PRI); combatió a favor de los campesinos despojados de sus tierras; criticó el “izquierdismo de café” de los intelectuales coludidos con el erario para recibir prebendas, y se unió a la lucha de Carlos Alberto Madrazo, el tabasqueño que intentó reformar el sistema político mexicano. La reacción de los oligarcas no se hizo esperar. Ambos fueron acusados de conspiradores, de encabezar un complot comunista para derrocar al gobierno y de instigar y patrocinar el movimiento estudiantil. Desde la cúpula del poder se orquestó una farsa para culparlos de la masacre en Tlatelolco, perpetrada por las fuerzas armadas del régimen, el 2 de octubre de 1968. Ni Estados Unidos ni el presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, y sus colaboradores, podían permitir que se pusieran en juego sus intereses.


Eran los años de la guerra fría y la guerra sucia... Por lo tanto, las fuerzas opresoras echaron a andar su maquinaria y los eliminaron: a Madrazo en un crimen de Estado, manipulado como “accidente” aéreo, el 4 de junio de 1969, y a Elena Garro mediante el descrédito, la difamación, la burla, el silenciamiento... Fue cuando la dama de la turquesa perdió su memoria...


Pero no la perdió. Hoy, en su aniversario luctuoso que se cumple este martes, publico un segmento de una entrevista que sostuve con ella y su hija en aquel verano, para retomar su memoria lúcida, su agudeza y su visión crítica. A través de estas líneas se puede leer Benito Fernández, la obra de Elena Garro en donde retrata la historia, la idiosincracia, el racismo y el clasismo de México que aún persisten.


 
                     Patricia Rosas Lopátegui, Elena Garro y Helena Paz, verano de 1997.


BENITO FERNÁNDEZ

Patricia Rosas Lopátegui: A mí me gustaría que me dijera cómo surgió Benito Fernández, una obra tan chistosa, en donde usted capta tan bien la realidad mexicana, el humor mexicano, en donde todo es ironía, ¿se acuerda?

Elena Garro: Sí, me acuerdo.

Helena Paz: Julián, el vendedor de cabezas. La cabeza rubia, ojos azules...

PRL: Todo mundo quiere esa cabeza.

EG: Sí, porque en México lo elegante es ser rubio, o era, yo no sé si habrá cambiado.

PRL: Sigue siendo... Pero el recurso... ¿Cómo se le ocurrió el elemento, el vendedor de cabezas, ¿cómo se le ocurrió Benito Fernández?

EG: Me acuerdo muy bien. Tengo un amigo que se llama Tomás Córdoba. Yo viví mucho tiempo fuera de México. Cuando volví, lo encontré casado y con una niña chiquita, muy bonita, una güerita muy linda, que me hacía mucha gracia porque decía muchas palabrotas. Entonces, me mandó Octavio (Paz) a ver a Fernando Benítez, que era el director de La Cultura en México del Siempre!, para que le corrigiera no sé qué cosa. Y llegué con la niña. Y él: “¡Ay, qué bonita hijita tienes!”. Dijo, así. Y la niña le dijo: “No seas tarugo”. A mí me entró mucha risa, pero él se enfadó. Y cada vez que él decía algo, así muy doctoral, la niña lo corregía... Y le decía: “Hijo de la chingada...”. Entonces me dijo: “¡Qué barbaridad!, mejor llévate ya a tu hija”. “No es mi hija”, le dije. “Sí, sí es tu hija, cómo no. Se nota enseguida por lo malcriada”. Bueno. Nos fuimos las dos. Y en la noche llegó Tomás, el papá de la niña y dijo: “Oye, este Fernando llegó a Sanborns —porque allí desayunaban todos los intelectuales— y dijo que tenías una hija odiosa, que le había mentado la madre, que no sé qué”. Y yo le dije: “Te equivocas, no es hija de Elena, es mi hija, ella la llevó”. “Ay, pues qué niña tan grosera, hay que cambiarle la cabeza, hay que ponerle la cabeza de una niña decente”. Y yo dije: “Al que hay que cambiarle la cabeza es a él”, y de allí salió... Y al día siguiente llegó Octavio, y me dijo: “Oye, ¿que llevaron a la hija de Tomás e insultó a Fernando?”. Dije: “Ay, qué mentecato. ¿Cómo toma en cuenta a una niña de cinco años?”.

PRL: Oiga, doña Elena, esa niña es a la que usted le dedica la obra, a una niña Claudia...

EG: Sí, a Claudia Córdoba.

HP: ¿Qué se habrá hecho?

EG: Quién sabe. Qué linda era, ¿verdad?

PRL: Yo digo en la última frase de mi trabajo sobre Benito Fernández (en Yo quiero que haya mundo... Elena Garro 50 años de dramaturgia, Porrúa, 2008) que el final es apocalíptico porque aparece una lluvia de cenizas y todo desaparece, lo único que queda en escena es el letrero que dice: “Cómprese una cabeza y sabrá quién es”. Que es irónico, mientras compremos cabezas, no reconozcamos quiénes somos, nunca vamos a saber realmente quiénes somos. Usted nos dice que si no aceptamos la pluralidad de razas y culturas, vamos a destruirnos. Yo creo que usted reafirma a Einstein quien dijo: “La creación del poder atómico ha cambiado todo, excepto nuestra manera de pensar... la solución a este problema se encuentra en el corazón de la humanidad”.

EG: Es cierto.

PRL: Porque es un racismo desmesurado. Aquí no queremos ver a nuestro pueblo indígena, que se está muriendo de hambre. La burguesía no lo quiere ver...

EG: Pero no ha querido nunca, nunca. Pasan junto a ellos como si fueran piedras del camino. No los ven.

PRL: Es como cuando Benito Fernández anda buscando una cabeza de alcurnia y Julián le ofrece una de un héroe de la Independencia. Benito la rechaza porque para él un grupo de herejes como él destruyeron a los Fernández. Entonces Julián esconde la cabeza. Y dice: “Tiene razón, tiene razón, señora, le queda muy grande al joven”. Porque Benito es un tonto, es un racista que cree en la raza pura blanca, que no existe...

HP: Es el pretencioso, el ridículo. La rabia que le habrá dado a Fernando Benítez.

PRL: ¿Él se habrá visto aludido?

EG: Sí, sí, claro, y fue a ver a Octavio para decirle que le rogaba que yo no publicara esa obra.

HP: Él, Fernando Benítez, decía: “Yo soy blanco puro...”. Estábamos una vez con Cristóbal Rojas en Sanborns, un señor que defendía a los campesinos con mi mamá. Y Fernando dijo: “Qué te pasa, estás perdida, los indios mugrosos son el lastre de México. A mí me dan pavor. Ay, qué horror. Me acaban de operar en un hospital. ¿Tú crees que me hayan sacado el corazón?”. El pobre Cristóbal Rojas estaba así... (Hace una expresión de horror e indignación)

PRL: ¿Y ésta es la inteligencia mexicana?

EG: También Pedro Gallardo me lo dijo. Un líder campesino del norte. “¿Este maricón es un intelectual? ¿De los que usted nos quiere traer? Le rompo la madre. Que se me quite de enfrente”.

HP: Son unos hipócritas porque juegan el doble juego. Es lo peor. El tipo que dice por escrito: “Yo soy racista”, y tiene el valor de decirlo: “Yo soy racista”, bueno, se le respeta. Pero éstos juegan el doble juego: chingan a los indios, pero ante el público son los salvadores. Qué asco. ¿Te acuerdas de la mujer (se refiere a Victoria en Benito Fernández) que quiere cabezas de negros para adornar su bar? Bueno, después hubo una discoteca en México que se llamaba Safari, con adornos de negros por todas partes, la discoteca más cara de México. Yo leí Benito Fernández muchos años después de que mi mamá la escribiera y yo le dije: “Oye, mamá, aquí está el Safari”. La discoteca tenía cabezas de negros como ceniceros, decoraciones de negros en las paredes, una discoteca para “niños bien”.

PRL: ¿Eso en qué año fue?

HP: En los 60.

PRL: Pero tu mamá escribió esta obra en 1957. Es una premonición. Todas sus obras son premonitorias. Porque tiene una agudeza para retratar a la sociedad y al ser humano única... (Benito Fernández padeció la censura, se publicó en 1981. Véanse: Un hogar sólido, Felipe Ángeles y Benito Fernández, en Obras reunidas II. Teatro. FCE, 2009). El tema del movimiento estudiantil del 68 se explora en El asesinato de Elena Garro. Periodismo a través de una perspectiva biográfica, (2a. ed. aumentada, UANL, 2014).

lunes, 21 de agosto de 2017

Xilitla inaugura obras escultóricas en memoria de Edward James




Por primera vez y dentro del marco del 110 aniversario del natalicio de Edward James, la Architectural Asociation / Vissiting School de Londres Las Pozas(AAVS) ha sido invitada a mostrar en lo que será el Museo de Leonora Carrington en unos meses más, el alcance del trabajo de su taller experimental.


Al evento de inauguración asistieron el Secretario de Cultura del Estado Armando Herrera Silva, Alberto Labastida, Director de Fundación Pedro y Elena Hernández, Arturo Esper Secretario de Turismo del Estado, Javier Pacheco Sánchez Presidente Municipal de Xilitla, entre otros notables invitados.


Alberto Labastida declaró: “Como sociedad cada comunidad debe buscar crear los espacios que propicien en nacimiento de nuevos creadores, espacios que cultiven la capacidad creativa y colaborativa en todas las artes y disciplinas en el que se desenvuelve el espíritu humano.”


Esta exposición busca mantener ligados a los habitantes de Xilitla, co-creadores originarios a su quehacer plástico y creador. La Fundación Pedro y Elena Hernández ha propuesto a la AAVS Las Pozas la inclusión en su taller de un artífice xilitlense de la carpintería, al artista Víctor Villeda Antonio, de la comunidad de San Rafael. A través de esta colaboración, se pretende mantener vivas las técnicas constructivas que se utilizaron para la creación del las obras del Jardín Escultórico de Edward James, manteniendo este conocimiento para próximas generaciones.



Reconociendo que el Jardín fue posible por el trabajo en común,  a partir del diálogo entre el creador y el artífice. Hoy Xilitla, sigue propiciando las condiciones idóneas para que 56 arquitectos y artistas de México, Japón, China, Turquía, Irán, Francia, Reino Unido, Suiza, Corea del Sur, Grecia, Líbano, Ucrania, Argentina, Perú, Ecuador, Tailandia, India e Italia, se reúnan para realizar experimentos con la técnica del encofrado y desarrollar sus arquitecturas y esculturas en el singular contexto experimental de Las Pozas aprovechando las cualidades escultóricas del hormigón. Durante la exposición se mostrarán doce piezas.



Con esta exposición, se inicia un esfuerzo de las autoridades y la Fundación Pedro y Elena Hernández para construir espacios en donde las nuevas generaciones encuentren el lugar para desarrollar al máximo sus capacidades como nuevos creadores, artesanos y artistas.



Se invita al público en general y en especial a la comunidad de la Zona Huasteca para que venga y disfrute de estos trabajos de escultura, que estarán en exhibición del 16 al 20 de agosto en la Casa de Cultura del Municipio ubicada en la calle de Miguel Álvarez Acosta s/n Zona Centro, en Xilitla San Luis Potosí con un horario de las 10:00 a 18:00 horas.